Kike enseña el camino en Ipurua

Está claro. Con tipos como Kike García la permanencia está más cerca. El delantero manchego es el guerrero que José Luis Mendilibar quiere tener a su lado para una batalla como la que tiene el Eibar en las nueve jornadas que le quedan de Liga. Puede estar más o menos acertado, pero siempre se deja la piel por el Eibar. Contra el Athletic fue más allá y también puso la cara y más en concreto la nariz para poner las tablas en el marcador tras el gol sobre los once metros de Raúl García que había dejado tocado al equipo armero a las primeras de cambio.

El ’17’ marcó el cuarto gol de la temporada tras empujar en el área pequeña un pase de Pedro León. En un primer momento parecía que lo había hecho con la cabeza, pero la sangre en la nariz confirmaba que el tanto lo había hecho con la cara. Eso no le impidió celebrarlo por todo lo alto, aunque luego tuvo que ser asistido por los servicios médicos para tapar la hemorragia que sufría. Su tanto fue fundamental, porque pintaban bastos para un Eibar que no había dado señales de vida hasta entonces.

Los derbis contra el Athletic son partidos con muchas disputas, y ahí Kike se mueve como pez en agua. Incansable durante los 90 minutos, el manchego supo fabricarse los espacios, imponerse en un sinfín de duelos aéreos a la zaga rojiblanca. Con Enrich lejos de su mejor nivel, Kike monopolizó casi todo el peligro ofensivo del equipo de Mendilibar. Pudo marcar el segundo en la primera mitad y pidió penalti por un ligero agarrón de Yuri cuando se disponía a rematar a placer.

Fue titular en Valdebebas ante el Real Madrid y ayer repitió en el once al lado de Sergi Enrich. El ex del Middlesbrough ha regresado a la competición en un sobresaliente estado de forma. Tanto es así que incluso se le vio bastante fino de piernas y veloz en la carrera, pese a no ser está una de sus principales virtudes. Es el único delantero que ha partido de inicio en las dos jornadas, lo que confirma que es la primera opción de Mendilibar en ataque. Su partido ante el Athletic justifica la apuesta del técnico.

En la situación en la que está el Eibar, los goles de sus delanteros son oro. Mendilibar cuenta con el segundo ataque menos realizador de la temporada y tener enchufados a los de arriba puede facilitar el camino hacia la salvación. Kike aportó el décimo gol de la delantera en lo que va de curso, el cuarto personal. Si mantiene el nivel mostrado ayer ante el Athletic, seguro que caerá alguno más en lo que queda de Liga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *