La ‘prevención’ numérica de Celades con su plantilla

EValencia echó a andar el pasado sábado con pruebas analíticas pero es este miércoles cuando empezarán a acudir a la ciudad deportiva de Paterna con las preceptivas pruebas del COVID-19. Llama la atención la extensa lista de nominados para ponerse manos a la obra (30) para afrontar, si es posible, el tramo final de la competición con esos 11 partidos. A los 24 profesionales se les ha unido seis jugadores de la cantera. Entre el filial y el juvenil. Son jugadores que estarán para posibles emergencias. Se trata del meta Rivero y de Guillamón, Molina, Javi Jiménez, Esquerdo y Hugo González (del juvenil este último).

Llamada a la base

El técnico quiere tener atado todos los posibles inputs que se vayan dando. Por ello, ha citado a una serie de futbolistas que vienen de la cantera con el fin de que haya un nutrido grupo de emergencia ante posibles bajas. Se les quiere en esa especie de lista B por si hay contratiempos. Pero para ello deberán estar trabajando a diario y en Paterna ya que el resto de cantera no lo hará.

Las lesiones lastraron toda la temporada

Las más de 40 lesiones que la plantilla del Valencia ha tenido quesufrir desde agosto hasta marzo ha sido una lacra. Ha habido convocatorias en las que se han dado hasta 10 bajas. Muy compleja la situación por momentos a la hora de confeccionar una lista de convocados.

Gameiro, Kondogbia, Piccini, Garay, Cillessen…

Ha sido un ejercicio muy duro para la plantilla del Valencia. Jugadores como Gameiro Kondogbia han caído en varias ocasiones. Los que más. Eso no les permitió tener una regularidad a lo largo del ejercicio. Luego han estado las lesiones graves que han provocado un quebradero de cabeza. La lesión de Piccini y la de Garay. La práctica totalidad de jugadores de la plantilla (salvo Parejo y poco más) ha caído.

Preparación exprés… con reservas

Esta es la clave y uno de los temores. Hay reservas en torno a esta situación. El deportista lleva 50 días sin trabajar en campo y se va a exigir, después de una pretemporada al uso, un tramo final corto pero muy intenso. Y es donde radican las dudas de una plantilla donde las más de 40 lesiones sufridas un gran porcentaje son musculares.

Si se retoma la competición finalmente, se deberá realizar un esfuerzo intenso entre partido y partido y con menores tiempos de recuperación física. Esa circunstancia puede provocar un problema llegado el momento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *