En-Nesyri no necesita gafas para golear

Youssef En-Nesyri fue la apuesta del director deportivo del Sevilla en el mercado invernal para tratar de paliar la falta de gol. A Monchi y al propio Lopetegui les sedujo esa forma de atacar los espacios del marroquí, una de sus principales virtudes, además de la facilidad para alcanzar posiciones de remate y ponerse de gol. Debía mejorar en la definición, aunque cada día va demostrando que con oportunidades es capaz de echarse a los hombros la responsabilidad del gol en Nervión. Frente a Osasuna tuvo doble premio, con el gol de la victoria en el añadido.

Y es que los números de En-Nesyri son para ser resaltados, sobre todo en la comparación con otros compañeros. El atacante procedente del Leganés suma ya cuatro goles -tres en Liga y uno en Europa- en un total de 378 minutos, jugados en 10 partidos. Ha sido titular sólo en tres encuentros, habiendo marcado en dos de ellos (ante Celta y Osasuna). Lopetegui cada día confía más en sus virtudes, además de que uno de sus recursos, cuando se ve con la necesidad de marcar, es que juegue como pareja de Luuk de Jong, dejando al africano como segunda punta, con más movilidad y pudiendo ofrecer distintas soluciones al habitual ataque plano andaluz.

La apuesta de Monchi se vio como un riesgo. Descartó gastarse una fortuna en un ‘9’ contrastado y con una ficha alta. Se fue al que, según su criterio, podía adaptarse mejor al esquema de Julen Lopetegui. Parece haber acertado. Y eso que el precio del fichaje fue de 20 millones, cantidad muy importante en Nervión. Un desembolso que se sufragó con las ventas de Dabbur y Chicharito, otras apuestas para la vanguardia sevillista que no terminaron de cuajar. Un cambio de cromos que ha ayudado a que el equipo deje de lado su temor a la falta de puntería, ya que ha anotado seis goles en los dos últimos partidos de Liga.

La comparación con De Jong

La recurrente comparación con De Jong la supera En-Nesyri por varios cuerpos, ya que el holandés suma sólo un gol en más de 2.000 minutos jugados. Julen va inclinando la balanza hacia el marroquí, pese a que en días complicados, como Getafe o la eliminatoria europea, siga pensando que el holandés le ofrece mejor registro defensivo. Al menos, el entrenador sabe que tiene sustituto para su delantero. Se pensaba que el Sevilla debería acostumbrase a vivir sin un killer, mientras En-Nesyri se ajusta las gafas cada vez que juega. Ve la portería con una nitidez absoluta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *