Febrero, un mes repleto de sancionados en el Betis

El mes de febrero, que finaliza para el Betis el próximo sábado con su visita a Mestalla para enfrentarse al Valencia, ha sido poco o nada fructífero a nivel clasificatorio para el equipo de Rubi. En los cuatro partidos que ha disputado hasta ahora, ante EibarBarcelonaLeganés y Mallorca, apenas ha sido capaz de rescatar tres de los 12 puntos en juego, un bagaje muy escaso si tenemos en cuenta que tres de sus encuentros fueron ante rivales que están peleando en la zona baja de la clasificación. Pero esta falta de consistencia defensiva y de pegada que le ha impedido hacerse con un botín que le permitiera acercarse a Europa se ha visto lastrada también por cuestiones disciplinarias.

En todos y cada uno de los cinco partidos del Betis en febrero, los cuatro que ya ha jugado y el del próximo sábado, ha perdido jugadores por sanciones del Comité de CompeticiónFeddal, con dos partidos de castigo, no pudo estar ante Eibar y Barcelona (al igual que Jaume Torras y Diego Tuero, ayudantes de Rubi, expulsados en la visita al Coliseum de Getafe a finales de enero). Fekir se perdió la visita a Leganés por su polémica doble amarilla frente al Barça. Y Borja Iglesias no pudo estar el pasado viernes ante el Mallorca por su roja directa en Butarque. A ellos se unirá Bartra el sábado, cumpliendo ciclo de amarillas. Un problema más para Rubi a la hora de confeccionar el once titular.

El Betis es el 15º equipo en faltas cometidas en LaLiga (313 faltas). Sólo supera en infracciones a Valladolid (312), Celta (301), Levante (286), Valencia (283) y Barcelona (280). Sin embargo, es el club que más expulsiones ha sufrido en lo que va de campeonato (siete) y el cuarto que más tarjetas amarillas ha recibido (71), sólo por detrás de Getafe (84), Leganés (81) y Alavés (74). Unos números que reflejan a partes iguales tanto el desigual criterio arbitral que vienen sufriendo los verdiblancos, como las carencias de su sistema de juego, que obliga a hacer faltas de tarjeta de manera recurrente por su falta de consistencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *