Foulquier, el comodín de Martínez

Los fichajes invernales suelen enfrentarse a un periodo de adaptación que no siempre es sencillo. Asimilar nuevos conceptos, entenderse sobre el césped con los compañeros… se presentan como obstáculos que Foulquier ha superado en tiempo récord, aclimatándose sin problemas al Granada de Diego Martínez, como demostró por tercera ocasión en el Camp Nou.

El lateral galo regresó al Granada el 2 de enero, y tras un par de entrenamientos debutó, después de esperar su oportunidad en el banquillo, ante el Mallorca en la mañana de Reyes. Foulquier tuvo que actuar como extremo, ayudando a Víctor Díaz en las acometidas finales de los baleares, demostrando que su polivalencia iba a ser el mejor regalo para el técnico gallego.

Foulquier se ha ganado un lugar destacado en el plantel granadino de forma instantáneo, algo que se evidenció con su titularidad ante el Barça. El reto para el defensa francés era máximo, ya que debía actuar como lateral izquierdo, una demarcación poco habitual para él. Durante todo el encuentro, contuvo las acometidas de Fati, que no pudo librarse del férreo marcaje del zaguero rojiblanco.

Centenario

Para completar esta aclimatación exprés, Foulquier ha tenido tiempo también para ayudar al Granada a superar una ronda de Copa ante el Tamaraceite, siendo titular la semana pasada en tierras canarias en un encuentro en el que el francés actuó como lateral derecho, su posición natural. Además, el choque suponía alcanzar el centenar de partidos defendiendo la elástica rojiblanca.

Tres partidos, tres demarcaciones e inmejorables sensaciones para un fichaje invernal que parece ser todo un acierto por parte de la dirección deportiva del conjunto andaluz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *